Primeros pasos en materia sucesoria: Localización testamentaria.

Este artículo tiene como finalidad orientar al lector sobre los primeros y más básicos pasos a realizar en aquellos supuestos en los que fallece nuestro ascendiente más directo.Para aquellas personas legas en derecho, son diversos los problemas que se pueden plantear a la hora de afrontar los “primeros pasos en materia sucesoria”.

Y es que, no resulta raro, en absoluto, que cuando un cliente acude a nuestro despacho para plantear determinadas cuestiones en materia sucesoria éste ignore si su causante otorgó testamento o no lo hizo. De la misma forma, puede ocurrir que el único testamento del que se tenga conocimiento no sea el último que haya otorgado el causante.

A la vista de la incertidumbre que se crea ante el fallecimiento de una persona en relación con el título sucesorio, lo primero que se debe hacer es realizar una tarea de averiguación testamentaria para dotar de seguridad a la relación sucesoria.

Por ello, para acreditar que el causante en cuestión falleció sin haber otorgado disposición testamentaria alguna o para verificar cuántos testamentos otorgó, el lugar, la fecha y el/los notarios autorizantes el documento esencial que tenemos que obtener lo que se denomina el Certificado de Últimas Voluntades.

¿Cómo se solicita el certificado de últimas voluntades? Este certificado se expide por el Registro de Últimas Voluntades que depende del Ministerio de Justicia. En el supuesto de que el causante haya fallecido en fechas recientes, el certificado se puede obtener por vía telemática a través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia.

Sin embargo, la forma tradicional de su obtención exige la aportación del Certificado Literal de Defunción del causante acompañado del modelo 790, que se puede descargar directamente desde el portal web del Ministerio de Justicia (www.mjusticia.gob.es), obtenerse directamente en los Registros Civiles, o en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia. También podemos usar el mismo modelo para solicitar el Certificado de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento a los efectos de acreditar los contratos vigentes en los que figuraba como asegurada la persona fallecida y con qué entidad aseguradora se encontraban suscritos.

Se debe tener en cuenta que, a través del Certificado de Últimas Voluntades, el Registro sólo informará de los testamentos abiertos y cerrados que se hubieran otorgado ante notario u organismo consular, pero no de los eventuales testamentos ológrafos (cuando el testador lo escribe por sí mismo con una forma y requisitos determinados por la Ley) hasta tanto no sean debidamente protocolizados.

Por lo que, como punto de partida, ante estas situaciones debemos reunir como básicos los siguientes documentos; lógicamente, el Certificado literal de Defunción, el Certificado de Últimas Voluntades, el Certificado de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento, y si lo hubiere, el último Testamento otorgado que aparezca en el Certificado de Últimas Voluntades.

Una vez recopilado todo ello, podremos realizar el resto de trámites de manera segura y documentada.

Vicente Cuesta Roncero.- Abogado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s